Excusas para investigar

Excusas para investigar

Hace poco me detuve a conversar con un compañero de estudios sobre los principales obstáculos que se encuentra al iniciar una investigación. De forma enérgica y casi molesto me indica que “no hay excusas para no publicar”. Ante una frase tan categórica decido responderle que muchas veces existen limitaciones de índole económica y que no siempre existen patrocinios suficientes para emprender proyectos investigativos. Mi compañero, siempre altivo y decidido, me replica que “siguen siendo excusas que usted se da”.

Reflexionando de forma breve y pausada, en ese instante en que él me habla, sigo sin entender la lógica que rige su pensamiento. Decido pedirle que sea mas preciso en sus comentarios y que me comparta la causa de su molestia. En ese momento toma un poco de aire, mira al suelo, luego me mira y finalmente responde: “No ve que muchos artículos solo requieren información que ya esta montada en internet y en bases de datos públicas”. Julio, compañero actual de estudios de posgrado, me cuenta como en conjunto con amigos y otros colegas suyos ha emprendido proyectos regionales de investigación recurriendo a la información del Dane. “Mire José”, me contesta, “al final es cuestión de tener voluntad y buscar la información, me han llegado colegas que quieren publicar hallazgos que están en las cifras de mortalidad de un departamento”. Julio me insiste en que casi siempre reducimos nuestras búsquedas a elementos que tenemos a nuestro alcance como por ejemplo los casos de un hospital, pero podríamos tomar información que es gratuita y fácil de obtener con simplemente dar un clic.

La respuesta que me da Julio es un ejemplo claro en torno a cómo se pueden realizar investigaciones sencillas con información que existe y está a nuestro alcance, pero muchas veces reposa en una base de datos oficial. Nos hace reflexionar en que muchas veces sí es falta de interés y voluntad para escribir un texto. Muchas de nuestras preguntas también pueden reposar en datos de libre acceso en centros de investigación o en la recolección de información de investigaciones realizadas en otros estudios de nuestras universidades. Aunque muchos deseamos escribir artículos también nos vencen situaciones como son la pereza y la desorganización. Ante una charla tan corta con mi compañero decidí que sería bueno que más personas vieran su ejemplo y continuaran sus recomendaciones. Entonces le comenté que ahora con la Fundación Federico tenemos una nueva sección llamada #Hableconelprofe y que sería espectacular contar con él. Julio lo pensó un rato y finalmente aceptó, me dice que es bueno hablarles a otros sobre esas situaciones y que vale la pena dejar las excusas para empezar a publicar.

Por mi parte y sin tener nada más que decir aprovecho para invitarlos esta semana a nuestra primera entrevista, será en un formato corto, sencillo, muy hogareño y sin mucha vanidad. Solo seremos dos frente a la cámara y la idea es obtener enseñanzas y recomendaciones de personas que llevan su tiempo en este mundo maravilloso llamado Investigación.

Investigación Hable con el profe

Participe y comente esta publicación